Blog

Materiales cerámicos

Tipos materiales cerámicos

La industria cerámica es sin duda la más antigua de la humanidad. Por materiales cerámicos entendemos aquellos productos elaborados con determinadas materias primas, principalmente arcillas, a las que se les puede dar forma de manera sencilla y someter a cocción para que adquiera una consistencia pétrea.

Qué son los materiales cerámicos

Los materiales cerámicos engloban a todos los sólidos inorgánicos que no son metálicos, tienen ciertas características químicas específicas y se utilizan en la elaboración de cerámica.

Se pueden forjar en hornos a temperaturas muy altas y pueden adquirir apariencias muy variadas, con texturas y colores diferentes, desde arcillosas, vítreas, transparentes, etc. aunque todas comparten una extraordinaria dureza. Tienen un gran protagonismo en la historia de la humanidad desde los tiempos más antiguos, y ha estado presente en elementos como el barro, la alfarería, los ladrillos, la porcelana, y más en la actualidad en las baldosas conductoras y refractarias con aplicaciones tecnológicas más sofisticadas.

Tipos de materiales cerámicos

Según sea la dureza del material, el tratamiento que se le haya dado y el proceso de cocción, se puede hacer una clasificación de tipos de cerámica entre las llamadas cerámicas gruesas y cerámicas finas.

Tipos de cerámica

Cerámicas gruesas

¿Cuáles son los tipos de cerámica gruesa? En este grupo entran las cerámicas que no han pasado por un proceso de vitrificación, que quiere decir que el cuarzo no se ha llegado a fundir con la arena, debido a que se ha cocido a una temperatura baja. El material es permeable a grasas, líquidos y gases, y si se rompe, la fragmentación tiene una textura terrosa. Los más importantes son:

  • Arcilla. Se caracteriza por el color rojizo que le proporciona el óxido de hierro presente en este material. Necesita una temperatura de cocción de unos 800 °C. La pieza se puede recubrir con esmalte, y se suele utilizar para fabricar ladrillos, tejas, jarrones, cazuelas o baldosas, entre otras piezas.
  • Loza italiana. Se consigue con la mezcla de arcilla mezclada con arena y se puede cubrir con barniz transparente. Se cuece a unos 1000 °C y se utiliza para fabricar vajilla, tiestos o adornos.
  • Loza inglesa. Se fabrica con arcilla arenosa a la que se le ha extraído el óxido de hierro, y se le han añadido otros materiales minerales como yeso, sílex, feldespato y caolín. Se cuece en dos fases, interrumpiendo una primera cocción para aplicar esmalte. Se utiliza para vajilla y objetos decorativos.
  • Cerámicas refractarias. Se obtienen de la mezcla de arcillas con óxidos de aluminio, berilio, circonio y torio. Se cuece a elevadas temperaturas entre los 1300 y los 1600 °C, y después deben enfriarse muy lentamente para evitar tensiones internas y agrietamientos. El material resultante puede resistir temperaturas de hasta 3000 °C, por eso se utilizan en la industria de la automoción, la aviación y la construcción.

Cerámicas finas

Cerámicas finas

En este caso sí se ha cocido a temperaturas altas para que se produzca la vitrificación, y el producto que se obtiene es más duro e impermeable.

Entre la lista de materiales cerámicos de estas características encontramos los siguientes.

  • Gres cerámico común. Se fabrica con arcillas ordinarias que se someten a temperaturas de 1300 °C, y se suele utilizar para paredes y pavimentos.
  • Gres cerámico fino. Se obtiene de arcillas con un alto contenido de óxidos metálicos a las que se le añade feldespato, que hace que baje el punto de fusión. Se cuecen a 1300 °C y hacia el final del proceso se impregna la pieza con sal marina, que genera una fina capa vidriada característica. Se usa para azulejos o vajillas.
  • Porcelana. Se obtiene a partir de la arcilla más pura mezclada con desengrasante, como cuarzo o sílex, y fundente como feldespato. Se cuece en tres fases, entre las cuales se aplica esmalte. Se utiliza tanto en decoración y hogar, como en la industria.

Como ves, el mundo de los materiales cerámicos es tan amplio como fascinante, y tienen tantos usos o aplicaciones, que podemos asegurar que sigue siendo un material fundamental en la historia de la humanidad.

Deje un comentario