Blog

Proceso de la cerámica

Proceso de la cerámica: ¿cuáles son los pasos básicos a seguir?

En el proceso de la cerámica el material que se utiliza es el barro, que se obtiene a partir de la arcilla tamizada y mezclada con agua. Debe pasar unos días reposando en balsas de decantación, hasta que el agua se evacúa o se evapora.

La pasta resultante se amasa, generalmente con maquinaria eléctrica, y extraen cilindros de arcilla consistentes a partir de los cuales se hacen las pellas sobre las que el alfarero puede trabajar.

Pasos básicos en el proceso de fabricación de la cerámica

En el proceso de obtención de la cerámica, se pueden emplear diferentes técnicas, dependiendo del uso que se le vaya a dar. En cuanto a la cerámica decorativa y artesanal, uno de los procedimientos más habituales e interesantes es el uso del torno que, con las manos y algunos utensilios básicos, sirve para darle forma a la pieza. La elaboración de productos artesanos de cerámica se divide en unos pasos básicos.

El torno

El torno es una herramienta que ayuda a dar forma a la arcilla en el proceso de la cerámica artesanal. El alfarero debe colocar la bola o pella de barro en el centro del torno, limpio y seco, y hacerlo girar. Existen distintos tipos de torno, algunos son eléctricos y otros se hace girar con un pedal. Es un proceso que requiere práctica, ya que lo que hace el torno es lanzar la pasta de arcilla hacia fuera mientras las manos la van controlando, dando forma y modelando lentamente, al ritmo más adecuado para cada artesano.

El horneado

Una vez que se le ha dado forma a la pieza en el torno y se ha secado, debe someterse al proceso de cocción para que adquiera su consistencia cerámica. Para ello tiene que hornearse a temperaturas de entre 980º y 1020º, y en ese momento adoptará una tonalidad característica según el tipo de arcilla. La pieza horneada resultante no tiene brillo, y en la jerga de los alfareros se conoce como “bizcocho”, porque es la base sobre la que se aplicarán diferentes elementos decorativos.

Esmaltado y decoración

El tercer paso en el proceso de la cerámica, una vez sacada la pieza del horno, es bañarla con esmalte cerámico, que quedará transparente sobre el material, y le dará su brillo característico. En esta fase, la creatividad es lo más importante, ya que se pueden utilizar una gran variedad de esmaltes, y sobre este se pueden añadir pigmentos, engobes, detalles con rotuladores para cerámica especiales, etc.

Segunda cocción

Cuando la pieza está decorada hay que fijar los colores introduciéndola de nuevo en el horno, esta vez a unos 1050°C que puede llegar a 1200º en el caso de gres o porcelana. En este paso hay que tener especial cuidado, ya que la pintura se puede desprender fácilmente. En esta cocción la pieza toma su color y textura definitiva, y ya saldrá lista para su uso.

El proceso de la cerámica es realmente fascinante, por algo el ser humano ha continuado moldeando el barro con sus manos durante milenios, desde que aprendió a hacerlo en la prehistoria. Hoy por hoy, en la era de la tecnología, es una actividad que sigue enamorando a todos aquellos que se inician en la alfarería.

Si quieres ampliar tus conocimientos y saber qué necesitas para hacer cerámica, te recomiendo que leas el post que escribí hace unas semanas sobre los materiales necesarios para hacer cerámica.

Descubrirás que con un poco de conocimiento básico y los productos adecuados, podrás hacer cerámica decorativa tú mismo o tú misma. ¿Te atreves?

1 Comment

  • alejandra Clara diaz

    Hola. ME ENCANTARON LOS PASOS Y ME SIRVIERON. MUCHAS GRACIAS

    24 julio, 2021 at 9:53 am

Deje un comentario