Blog

pasta egipcia

Pasta egipcia: cuál fue su origen

La pasta egipcia es un material cerámico con un acabado vítreo, que no procede propiamente de la arcilla. Su origen es muy antiguo y también se conoce como pasta vítrea, faenza silicea o cerámica vidriada egipcia.

Qué es la pasta egipcia

La pasta egipcia es un material compuesto de sílice, con un fundente alcalino, como potasio o sodio, y un poco de cal. Se colorea con carbonato de cobre o con óxido que, cuando se calientan, reaccionan tomando ese color turquesa tan inconfundible de muchas piezas de artesanía egipcia.

Los primeros vestigios de este tipo de pasta datan del tercer milenio a. C, aunque se sabe que la técnica la dominaban ya en las culturas mesopotámicas.

Cuál es su origen y para qué se usaba

Los primeros en hacer trabajos con esta pasta cerámica fueron los egipcios quienes, como no es de extrañar, alcanzaron elevadas cotas de sofisticación. Los artesanos y orfebres de entonces empleaban compuestos de sosa que se hallaba en grandes cantidades en los desiertos de Oriente Próximo. Descubrieron que, si añadían minerales con cobre, obtenían un material esmaltado en bellos tonos turquesa y azul brillante. Se usaba principalmente para tres funciones:

  • Ritual. Se elaboraban multitud de amuletos con pasta egipcia. Algunos de los más conocidos son el ojo, los ushebtis, el pilar Djed, el geniecillo Bes o representaciones de divinidades como Isis o el hipopótamo Tueris.
  • Joyas y muebles. También se han encontrado muebles decorados con esta peculiar cerámica egipcia, así como restos de collares y complementos decorativos de vestuario.
  • Arquitectura. Este material también se llegó a emplear para revestir algunos edificios y tumbas.

Cómo se prepara la pasta egipcia

Para preparar pasta egipcia hay varias recetas posibles. Es cuestión de ir probando, ya que cada artista de la cerámica tiene su favorita.

  • Para cocer a 800 °C: nefelina sienita 24 % – bentonita 26 % – frita alcalina (CQ03) 16 % – sílice 20 %- bórax 2 % – carbonato de sodio 4 %.
  • Para cocer a 900 °C: bicarbonato sódico 6 % – bentonita 8 % – frita alcalina (CQ03) 20 % – sílice 66 %.
  • Para cocer a 1000 °C: bicarbonato sódico 10 % – bentonita 8 % – caolín 11 % – sílice 36 % – feldespato sódico 34 %.

En cuanto al característico color azul, se logra añadiendo óxidos colorantes. Con un 2 % de óxido de cobre, se consigue el tono turquesa y si subimos al 4 % se puede oscurecer al tono. Si lo que buscamos es color azul, se puede usar óxido de cobalto entre 0,5 % o 1 %.

Para preparar la pasta egipcia, primero se deben mezclar los componentes que no contienen sodio. Los de sodio se disuelven aparte en agua y se vierten en la mezcla anterior. El sodio tiene que estar disuelto, porque así conseguimos que penetre en la pasta y después, durante el secado, irá saliendo a la superficie, formando una especie de pelusa muy característica. La proporción de agua aproximada es de 50 cc por cada 100 gr de pasta en polvo.

Una vez seca la pieza, no se debe tocar en las partes en las que se desee aplicar esmalte. Es recomendable que la pieza se airee bien por toda la superficie antes de esmaltar.

El resultado de la pasta egipcia, una vez moldeada y cocida, es realmente único y muy ornamental. Una buena forma de iniciarse es elaborando un collar de cuentas sencillo, para ir incrementando la dificultad poco a poco. ¿Te atreves?

Deje un comentario