Blog

Opacificantes cerámicos

Opacificantes cerámicos: qué son y para qué sirven

Los opacificantes cerámicos son un tipo de óxido metálico que se emplea en la decoración de la cerámica, tanto para la preparación de engobes, como los virados de formulación.

En realidad, los óxidos metálicos se dividen en tres categorías, según su uso: colorantes, fundentes, y opacificantes. Hoy queremos centrarnos en estos últimos.

Qué son los opacificantes cerámicos

El mundo de la cerámica es extenso y complejo, y a poco que indaguemos comenzaremos a toparnos con términos que nos suenan a geología, química y otras disciplinas que muchos tenemos semi olvidadas. Pero, al fin y al cabo, estamos trabajando con la tierra y sus elementos, en un vínculo estrecho de la ciencia con el arte que resulta realmente fascinante. Así pues, nunca está de más conocer a fondo las materias primas que solemos utilizar en nuestras creaciones.

Los opacificantes cerámicos o cerámica tipo óxido se usan para eliminar la transparencia natural que tienen los vidriados, y así conseguir una superficie opaca. El vidriado cerámico es la técnica en la cual se aplica una mezcla de minerales pulverizados que, en suspensión con aditivos o agua, se cuecen y se fijan encima de la superficie cerámica. Un buen ejemplo, son las baldosas o los azulejos.

Estos opacificantes están compuestos de diferentes elementos químicos como, por ejemplo, el óxido de cinc (ZnO), óxido de circonio (ZrO2), bióxido de titanio (TiO2) o estaño (SnO2), aunque dependiendo del tipo de trabajo, se pueden emplear diferentes fórmulas, para obtener un resultado más adecuado.

Para qué se usan los opacificantes cerámicos: objetivo

¿Cómo preparar óxidos para cerámica? La «receta» varía según el resultado que se desea conseguir. La proporción media recomendable es hasta el 15 %. Si la cantidad es menor, se produce una veladura, y a mayor cantidad (siempre dentro del 15 %), mayor será la opacidad.

La temperatura de actuación también puede influir en la capacidad opacificante, así que es otro aspecto que hay que tener en cuenta. En los esmaltes con plomo, se pueden usar opacificantes cerámicos con trióxido de arsénico (As2O3), aunque su uso está limitado, por su toxicidad. El antimonio es otro elemento bastante utilizado para crear este efecto.

Para que una cerámica vidriada se vea de un determinado color, hay que añadir a su composición óxidos metálicos, cromóforos o bien opacificantes. Los cromóforos absorben algunas longitudes de onda del espectro visible, así que el vidriado se ve en color. Los opacificantes, por el contrario, tienen la capacidad de dispersar la luz blanca en todas las direcciones, lo que hace que nuestro ojo perciba el vidriado de color blanco. Parece magia, pero no lo es.

Aplicación y usos

Los óxidos metálicos son materiales que pueden cumplir distintas funciones en la cerámica. Tanto los opacificantes cerámicos, como los colorantes (o cromóforos), así como los fundentes, se pueden emplear sobre materiales vidriados o sobre engobe, para múltiples opciones de decoración, tanto en piezas de arte como en azulejos.

Como ves, la cerámica es mucho más que girar un torno: una sola pieza de barro puede esconder grandes secretos de la naturaleza.

Deje un comentario