Blog

Defloculante cerámica

Para qué sirve un agente defloculante en la cerámica

El defloculante en cerámica es toda aquella sustancia capaz de deflocular, es decir, convertir un material que es poco fluido, en uno que sí gana en esta capacidad, pero todo ello sin necesidad de aportar mucho líquido. En la industria cerámica se utiliza para que el material final sea estable una vez fabricado y el proceso sea lo menos costoso posible. Vemos con más detalle qué es el defloculante y para qué sirve.

Qué es el defloculante

Un agente defloculante puede actuar a través de tres mecanismos, por intercambio de cationes, por repulsión estética o por complejación. En cerámica se utiliza para preparar barbotinas de cerámica blanca y roja.

regulador reológico

En Díez Ceramic hemos creado Reoflux, un defloculante o regulador reológico fabricado en España y de alta calidad.

La idea es no tener que usar demasiada agua para conformar una pasta que sea viscosa y con suficiente estabilidad. La arcilla, con estos aditivos, absorbe el agua de la barbotina, se solidifica en las paredes de la escayola y el resto de la pasta se vacía para que sea reutilizada. Con los defloculantes, las partículas finas de la arcilla no se aglomeran y su viscosidad se mantiene alta, pero con poco consumo de agua.

Tipos de defloculante

Los defloculantes aparecen en formato sólido y líquido, pero su naturaleza puede ser orgánica e inorgánica. Son válidos en todos los procesos de la industria cerámica, para diversas aplicaciones.

La barbotina, que es mezcla de arcilla y agua, va a requerir cada vez menos cantidad de agua a medida que se añaden sustancias defloculantes. El uso de un tipo u otro de estos aditivos va a estar determinado por el resultado a obtener.

Los defloculantes orgánicos más frecuentes son el ácido pirogálico, el tánico y el húmico. El inorgánico más común es el carbonato o silicato sódico. En el mercado es habitual encontrarlos por sus nombres comerciales.

Más allá de la naturaleza de cada uno de estos aditivos, la utilización de un formato sólido o líquido está determinado por el tipo de cerámica a obtener. Los líquidos se añaden en el proceso de molienda de la pasta cerámica o justo tras esta. En cambio, los sólidos se aplican sobre los esmaltes, también en la molienda.

Aquí te mostramos un ejemplo de medición de la viscosidad de una barbotina realizado en nuestro laboratorio:

Medición viscosidad barbotina

Ventajas del agente defloculante en la cerámica

Tras conocer para qué sirve el floculante o defloculante y los tipos que hay, podemos hablar de las ventajas de su uso. Los materiales cerámicos, en su proceso de elaboración, utilizan materias primas como la arcilla.

Esta tiende a aglomerarse, en concreto las partículas más finas. Con el defloculante se logra una suspensión estable que evita este proceso. Por otra parte, los aditivos de este tipo afectan a la concentración de barbotinas, aumentando su contenido en sólidos.

El aspecto beneficioso es un menor consumo de energía y una producción más eficiente, con mayor rendimiento. La reducción de los tiempos se observa especialmente en la fase de molturación, ya que se acorta la etapa de molienda.

Un agente defloculante en cerámica es muy importante para la estabilidad del material final, pero es casi más relevante saber qué aditivo es el más apropiado en función de cada caso concreto, así como la dosis a utilizar. El uso de estos productos evita problemas de viscosidad extrema, rápida sedimentación y límite elevado de flujo.

Ejemplo de barbotinas coloreadas en las que se ha utilizado un defloculante:

Barbotinas coloreadas

Deje un comentario