Blog

cultura wari

Conoce la cultura wari: cerámica y textilería

Viajamos en el tiempo para conocer una civilización precolombina que nos ha legado interesantes muestras de artesanía y manifestaciones artísticas. La cultura wari destaca por su cerámica y textilería. Nos desplazamos a los Andes y hasta el siglo VII para saber más sobre un tipo de cerámica única en el mundo. Si eres amante de la cerámica y del arte popular, no puedes perderte esta ruta por el Perú antiguo.

Características de la cultura wari

Los wari o huari fueron una civilización que surge en el siglo VII y se extiende hasta el siglo XIII. Gracias a su poderío militar y a su capacidad de desarrollo urbanístico, fue una cultura que consiguió asentarse en un amplio territorio situado en los Andes centrales y en la costa peruana. La capital se estableció en Viñaque, muy cerca de la actual ciudad de Ayacucho.

La influencia de su cultura es muy significativa, tanto en el aspecto religioso como en el artístico. Esta sociedad se basaba en una fuerte jerarquización de clases y oficios, en la expansión territorial mediante incursiones militares y en una importancia clave de las ciudades. También destaca su dominio de la ingeniería y la creación de caminos que ayudaron a crear una red de comunicaciones vital para el comercio y la difusión de su arte y religión.

El arte en la cultura wari

Los artesanos pertenecían al pueblo llano y su trabajo ha trascendido y quedado para la historia gracias a la riqueza de estas manifestaciones artísticas. La cultura wari destaca por su textilería, cerámica y orfebrería. El arte y la artesanía tenían un claro componente religioso y ritual, aunque también se conservan piezas de la cultura wari de uso doméstico.

La cultura wari y la textilería

Uno de los sectores económicos más importantes fue el textil. Destacan los tejidos utilizados en ritos funerarios, aunque también creaban otras piezas de indumentaria como bolsos. Los wari dominaban técnicas complejas como los brocados o la tela pintada con la que conseguían trabajos de colores vivos y brillantes.

Sus tapices son auténticas obras de arte llenas de colores como el naranja, el rojo, el ocre o el verde. Los wari contaban con materias primas naturales como el algodón y la lana de alpaca.

La cerámica wari

La cultura wari reservaba a la cerámica un espacio preeminente. Conocemos su existencia gracias a los yacimientos arqueológicos de Chakipampa y de Conchopata. Las piezas más refinadas se destinaban a las clases dominantes y a los ritos religiosos y ceremoniales. También fue importante el uso de materiales cerámicos para crear utensilios domésticos, como cuencos, jarras o vasijas.

Iconografía y colorido

La cerámica wari utiliza la geometría, la representación del semblante humano y los motivos naturales. Destacan por su belleza las representaciones felinas y otros animales autóctonos como las llamas. Otra de las decoraciones más reseñables son las inspiradas en el mundo vegetal, como el maíz o la chufa.

Los colores de la cerámica wari son ricos y basados en la naturaleza. Dependiendo de la época algunos colores varían, aunque predominan los ocres, blancos, rojos y negros.

 

La cultura wari nos ha legado una cerámica y textilería de características únicas y que, siglos después, sigue inspirando a las nuevas generaciones de artistas cerámicos y artesanos en todo el mundo.

¿Te ha gustado?. Si te apasiona el mundo de la cerámica como a mi, te animo a que me escribas y me dejes tus comentarios en este mismo post. Entre todos hacemos que este blog de cerámica vaya creciendo día a día.

 

Deje un comentario