Blog

cortadora de cerámica

Con qué se corta la cerámica

Las cualidades de la cerámica, a nivel estético y funcional, han convertido este material en uno de los más utilizados en distintos ámbitos de la vida, desde la decoración, la construcción o la tecnología. Esto significa que las piezas tienen que ser modificadas y adaptadas a cada uso.

A continuación, te explicamos con qué se corta la cerámica para obtener partes más pequeñas de una pieza o bien darle una forma diferente.

Con qué se debe cortar la cerámica

Existen varias herramientas cortacerámica y la elección de una u otra dependerá principalmente del tipo de trabajo que queramos realizar y de los diferentes tipos de cerámica que nos dispongamos a cortar. Los dos utensilios más utilizados para realizar estos trabajos de forma profesional son las cortadoras manuales y las eléctricas.

Cortadora manual

Tienen la ventaja de que son ligeras y más pequeñas y manejables que las eléctricas. Son fáciles de usar y transportar, rápidas, cómodas y versátiles. Como no necesitan toma eléctrica, se pueden utilizar en cualquier lugar. El corte de cerámica emite mucho menos polvo y muy poco ruido.

Cortadora eléctricA

En cuanto a las cortadoras eléctricas, son capaces de separar cerámica de gran grosor y dureza sin esfuerzo, y ofrecen un acabado de mayor calidad y precisión que las manuales. Estas máquinas incorporan un disco de diamante que permite realizar diferentes tipos de corte (recto, biselado, inglete, etc.) en cualquier tipo de cerámica, azulejo, baldosa porcelánica o gres esmaltado.

Cortadora eléctrica con amoladora

Esta herramienta se conoce más comúnmente como radial. Es una cortadora eléctrica que se sostiene con una o dos manos y realiza los cortes en distintos materiales gracias a un disco giratorio. Entre estos materiales están, además de la cerámica, el plástico, los metales blandos y la madera. El gres porcelánico, que es más delicado que la cerámica, también se puede trabajar con amoladora.

Su uso es interesante en obras o trabajos de mediana envergadura o cuando puntualmente haya que cortar cerámica o materiales análogos. Es una herramienta intermedia entre las cortadoras manuales y las eléctricas más potentes.

A la hora de utilizarlas hay que optar por velocidades reducidas, con cortes breves y poco profundos, para que no se caliente en exceso la herramienta. Además, es recomendable usar gafas y mascarilla de protección, ya que suele liberar mucho polvo.

Sierra circular

Esta es la cortadora eléctrica más popular. Se sitúa sobre un banco, que es el elemento que le sirve de soporte, y está apoyada sobre un carril que le permite el desplazamiento durante su uso.

No se sobrecalienta porque ofrece un corte húmedo, y es que su suministro se lo aporta una bomba de agua que consigue resultados más limpios y depurados. Las sierras circulares para cortar cerámica son las más utilizadas a nivel industrial y en grandes obras.

Cortadora eléctrica frente a cortadora manual: ventajas y desventajas de estas herramientas

Tener un tipo de cortadora u otra no es algo excluyente, y ni siquiera lo es tener varios modelos eléctricos. Los profesionales van a necesitar ambas herramientas en función de las necesidades de cada trabajo. No obstante, sí hay características que hacen mejor a la cortadora eléctrica frente a la manual, y al contrario.

Cortadoras manuales: aspectos positivos

  • Comodidad
  • Rapidez
  • Poco peso
  • Tamaño pequeño
  • Precio

En el caso de la cortadora manual, sus ventajas más reseñables son la comodidad en su uso y la rapidez para trabajar con ellas. Son herramientas ligeras, sencillas de utilizar y con dimensiones más pequeñas.

Esto implica que sean más prácticas en trabajos de poca envergadura, se puedan trasladar de manera rápida y sin problemas. Por otra parte, se pueden usar en cualquier lugar, apenas generan ruido y emiten muy poco polvo en el corte. Finalmente, son más económicas que las eléctricas, aunque menos útiles cuando el corte es sobre un material duro.

Cortadoras eléctricas: ventajas y desventajas

  • Buen corte
  • Diferentes tipos de cortes
  • Necesitan electricidad
  • Pesadas
  • Necesitan mantenimiento

Las cortadoras eléctricas son esenciales para trabajos a donde las manuales no llegan. Las piezas de gran dureza solo pueden ser cortadas por este tipo de herramientas. El acabado tras el corte es mejor en las eléctricas, y como ya hemos señalado, con estas se pueden hacer muchos tipos de cortes.

Las desventajas de estas herramientas eléctricas son las vinculadas a esa característica: la electricidad. Necesitan corriente y requieren de un mantenimiento más cuidado, con una limpieza e higiene suficiente. A su vez, son más lentas y pesadas, lo que dificulta su desplazamiento.

La fórmula más exitosa con estas herramientas es tener de ambos tipos, y usar una u otra en función del trabajo a ejecutar

Cómo se UTILIZA y algunos consejos IMPORTANTES

La forma de hacerlo es diferente según la herramienta que utilicemos, ya que la parte cortadora de cada una es diferente.

¿Cómo cortar cerámica con una cortadora manual?

Este tipo de cortadoras llevan un rodel, una especie de cuchilla redondeada fabricada de materiales de gran resistencia como carburo de tungsteno, que efectúa el rayado de la cerámica.

El rayado es el primer paso para el corte, y se debe hacer de forma suave. Tiene que ser uniforme y completo por toda la longitud de la pieza de cerámica, preferiblemente de una sola pasada para evitar hacer varias rayas, así el corte será más limpio.

Durante esta fase no se debe intentar separar las dos porciones de cerámica, simplemente hay que rayarla marcando el camino de separación.

Para que la separación de la cerámica sea óptima y precisa, el rodel tiene que estar siempre en efecto estado.

¿Cómo hacerlo con una eléctrica?

La cortadora eléctrica incorpora un disco de diamante, que puede ser de diferentes tipos y calidades, aptos para cortar distintos tipos de cerámica. Son las más utilizadas en el sector industrial y en construcción, especialmente para el corte de baldosas, azulejos y demás elementos de este ámbito.

Las prioridades pueden variar en cada trabajo, por lo que en unos casos será más importante la velocidad del disco, su durabilidad, o su precisión. Por lo general, a mayor calidad y precisión del corte, más lento es.

Sabiendo como se hace, solo queda decidir cuál es el sistema y el modelo de cortadora más conveniente para cada trabajo o proyecto.

Aquí os dejamos un magnífico vídeo de la marca Rubi, donde puedes ver las diferencias entre unas máquinas y otras y aprender cómo se utiliza una herramienta manual y una eléctrica.

Deje un comentario